Consumo sostenible

una guía para respetar el océano

Si se gestiona adecuadamente, el océano puede desempeñar un papel importante en el suministro de alimentos del mundo, especialmente a través del aumento de la producción de la acuicultura y, en menor medida, de la producción de la pesca de captura tradicional.

El consumo sostenible no sólo protegerá el océano y sus recursos, sino que también mejorará su resistencia al cambio climático y a la pérdida de biodiversidad.

... para salvar nuestro Planeta, para cambiar un sistema que lo está destruyendo poco a poco, tendremos Necesitamos todas las ideas, todas las voluntades, todos los medios que se puedan movilizar. Tendremos que multiplicar las iniciativas, desde las más confidenciales hasta las más globales, desde las más clásicas hasta las más innovadoras. Y tendremos que hacer todo lo posible para convencer a este mundo de que cambie con nosotros. Este es nuestro destino hoy, el destino de nuestras generaciones: afrontar estos problemas de frente, salvar este Planeta antes de que sea demasiado tarde. Esa es nuestra responsabilidad y por eso estamos aquí.

S.A.S. le Prince Albert II de Monaco, Düsseldorf, janvier 2017
Consommation durable 2

¿Por qué el consumo de pescado está en el centro de las cuestiones de desarrollo sostenible?

De importancia crucial para gran parte de la humanidad, el pescado proporciona el 17% de la proteína animal que se consume en el mundo (el 7% de todas las proteínas, vegetales y animales), proporciona 60 millones de puestos de trabajo directos en el sector primario de la pesca y la acuicultura (40 y 20 millones de puestos de trabajo, respectivamente), y crea un valor total de primera venta de casi 400.000 millones de dólares.

Más de 3.000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera para su subsistencia.

Pescado y marisco

El término «pez» abarca una amplia gama de organismos vivos de agua dulce y salada, incluidos peces, crustáceos, moluscos y otros animales acuáticos; ésta es la definición utilizada aquí; excluye las algas, las plantas marinas y los mamíferos acuáticos.

Las especies marinas que consume el ser humano son de una variedad extraordinaria y a veces inesperada, peces óseos, rayas, tiburones, cangrejos, gambas, langostas, moluscos cefalópodos, bivalvos o gasterópodos, erizos de mar, pepinos, ascidias (violetas), ¡pero también estrellas de mar, anémonas y medusas!

Poissons sur un étal

¿Comemos "más" o "menos" pescado que antes?

Cada «habitante de tierra firme» consume ahora 20,5 kg de pescado al año por término medio, con fuertes disparidades regionales. Malasia y Japón están a la cabeza (respectivamente casi 60 kg y 47 kg/habitante/año), la Unión Europea (UE 28) se acerca a la media mundial, con unos 24 kg*.

En medio siglo, el consumo se ha disparado (¡sólo eran 9 kg en 1960!). Es el resultado del efecto combinado del aumento de la oferta (procedente de la pesca y la acuicultura), de la demanda global vinculada a la demografía y al aumento de los ingresos, y de los avances técnicos que permiten reducir los residuos, gracias sobre todo a la refrigeración de los productos, al mejor aprovechamiento de los recursos y a la mejora de los canales de distribución.

Se calcula que en 2018 la producción mundial habrá alcanzado los 179 millones de toneladas*, de las cuales casi el 90% serán (156 millones de toneladas) para el consumo humano directo; el resto (22 millones de toneladas) es dedicada a usos no alimentarios (harina y aceite de pescado), principalmente ganaderos. Las cifras son muy claras: desde la década de 1990, las capturas en el mar se han estancado y siguen a una meseta de menos de 100 millones de toneladas, en contraste con la producción acuícola en la plena expansión.

¿Seguiremos consumiéndolos en las próximas décadas?

La tendencia para los próximos años es incluso al alza, con 200 millones de toneladas previstas para 2030. La acuicultura continuará su progresión iniciada en los años 80, ya que ¡proporcionará el 59% del consumo mundial de pescado!

Como sabemos hoy en día, el océano y sus recursos necesarios para las actividades de pesca y acuicultura no son infinitas (como nos han hecho creer durante décadas) y los efectos de la pesca tienen un impacto significativo en los ecosistemas. La comunidad internacional lo ha entendido y lo que está en juego es colosal. La pesca y la acuicultura sostenibles están ahora, más que nunca, en el centro de las estrategias de desarrollo. La obra es titánica.

¿Cuál es el estado de los recursos marinos?

Están en muy mal estado en general. A nivel mundial, el 34% de las poblaciones de peces se explotan actualmente de forma insostenible. El 66% se considera explotado de forma sostenible (al máximo rendimiento o infraexplotado). Esta última cifra es engañosa, ¡la proporción de poblaciones de peces «explotadas» a niveles biológicamente sostenibles era del 90% hace cuarenta años!

Debido a la sobrepesca, el margen de maniobra se reduce cada año. Capturas en el mar se han estancado en los últimos 40 años. Incluso con el aumento del esfuerzo pesquero, el océano no es capaz de ofrecer más.

Si razonamos en términos de cantidades desembarcadas y no de «stocks», casi el 80% (78,7%) exactamente) de las capturas proceden de poblaciones biológicamente sostenibles. 2 kg de pescado de cada 10 siguen siendo poblaciones biológicamente insostenibles.

Al consumir productos de la pesca y la acuicultura no sostenibles, nos contribuyamos a la desaparición de la biodiversidad

Al debilitar las poblaciones de especies deseables y causar también daños colaterales a muchos ecosistemas, la pesca y las malas prácticas contribuyen a la pérdida (o incluso al colapso) de la biodiversidad. Esta es una de las conclusiones del último informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Protección del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (IPBES). Alrededor de un millón de especies animales y vegetales están en peligro de extinción, sobre todo en las próximas décadas, algo que nunca había ocurrido en la historia de la humanidad.

En el caso de los ecosistemas terrestres y de agua dulce, la «explotación directa de organismos y recursos» es uno de los cinco motores directos de la pérdida de biodiversidad, por detrás de los «cambios de uso (del suelo y del mar)», por delante del «cambio climático», la «contaminación» y las «especies exóticas invasoras (invasoras)».

Los impactos de la pesca y las malas prácticas sobre los ecosistemas y las especies marinas son muchos y variados, ¡y todos contribuimos a ellos sin siquiera saberlo! Muchas de las poblaciones de animales a las que se dirige la pesquería están agotadas y no se recuperan necesariamente aunque se cierre definitivamente la pesquería. Desaparecen, pura y simplemente.
simplemente.

El bacalao (Gadus morhua), que ha alimentado a generaciones de personas, nunca ha vuelto a Terranova. Su desaparición alteró tanto el ecosistema que ya no pudo volver a soportarlo. La historia podría repetirse para muchas especies y se podría llegar de nuevo al punto de no retorno.

Los depredadores de aguas profundas, como el pez espada, el marlín, los tiburones y el atún, apreciados por su carne y sus aletas, están desapareciendo del océano. Los tiburones oceánicos (Carcharhinus longimanus) o los marrajos (Isurus oxyrhinchus e I. paucus) son cada vez más raros. El tiburón ángel, antaño tan abundante en el litoral de la Costa Azul y que dio nombre a la Bahía de los Ángeles, ha desaparecido prácticamente del Mediterráneo. El tiburón blanco, ¡las rayas guitarra siguen sus pasos! Sin embargo, estos depredadores desempeñan un papel fundamental en la regulación de los ecosistemas. Sabemos que su desaparición está empezando a provocar efectos en cascada*.

pêche poissons

¿Cuáles son las soluciones?

Las soluciones para conciliar nuestras necesidades y la preservación del Océano pasan por un consumo responsable (sostenible) de los recursos del Planeta y, por supuesto, de los recursos marinos. Pero, ¿qué es exactamente un producto marino sostenible?

La «sostenibilidad» abarca múltiples y complejos aspectos, de carácter medioambiental, sanitario, económico, social, ético y cultural, una complejidad que constituye un obstáculo para la buena comprensión de lo que está en juego y para la toma de decisiones y que impone guiar al ciudadano y al decisor en sus elecciones.

Los científicos siguen trabajando en la definición de los criterios de sostenibilidad, lo que les lleva a proponer una síntesis detallada * de las dimensiones, criterios e indicadores de las flotas pesqueras francesas.

A lo largo de las distintas etapas de su cadena de valor (también llamada «ciclo de vida»), desde la producción (por captura o cría), consumo y eliminación/reciclaje, hasta procesamiento, transporte, distribución, el pescado que comemos genera impactos en el medio ambiente. La noción de sostenibilidad está vinculada a la naturaleza e intensidad de estos impactos estudiados por científicos, sino también a los criterios de aceptabilidad adoptados por la sociedad.

Para evaluar la sostenibilidad de cada eslabón de la cadena de valor y del producto final, es necesario poder contar con un punto de referencia que, esquemáticamente, toma la forma del «retrato-robot del pescado sostenible».

Perfil del pescado sostenible

El pez sostenible ideal es aquel que (pero no se limita a) :

  • Preservar el recurso (stocks/poblaciones) y la integridad del medio marino (calidad del agua, hábitats, funcionamiento del ecosistema),
  • No participe en la pesca ilegal,
  • No contamina y evita el despilfarro de recursos (agua, energía, materias primas), lo que se inscribe en una dinámica de economía circular y participa en la Economía Azul,
  • Limita las emisiones de gases de efecto invernadero y no contribuye al cambio climático (los circuitos cortos son una buena solución),
  • Garantiza unos ingresos dignos y justos para los trabajadores y actores del sector, respeta la dignidad de las personas, por supuesto no recurre a formas modernas de esclavitud, respeta las comunidades costeras,
  • Garantiza el bienestar de los peces o hace que sufran lo menos posible (en los recintos de cría, manipulación, sacrificio),
  • Es sano y nutritivo, tiene buenas cualidades organolépticas,
  • Proporciona información fiable que «rastrea» el producto (dice al consumidor exactamente lo que está comiendo, de dónde viene, cómo se ha producido), desarrolla una relación de confianza entre los diferentes niveles (productor, mayoristas, distribuidores, procesadores, vendedor, propietario de restaurante, comprador, consumidor)
Mérou brun M.Dagnino

Leer más

- El coral, un tesoro a preservar

Este libro ofrece un panorama de los conocimientos actuales en compañía de quienes, en todo el mundo, trabajan para comprender mejor estas joyas y se comprometen con su conservación.

- Inmersión, buceo en la gran barrera de coral

Con «Inmersión», el Museo Oceanográfico de Mónaco propone una inmersión virtual e interactiva en la Gran Barrera de Coral, para conocer las especies emblemáticas que la habitan y la megafauna.

- Corales fluorescentes

Un cuadro de tonos casi irreales, en el Museo Oceanográfico, los visitantes pueden descubrir y disfrutar de este raro espectáculo.